martes, 14 de diciembre de 2010

Por muchos problemas que tengas, por mucho que quieras mirar atrás, por muchas veces que caigas, aunque no puedas más, levántate, sonríe, mira hacia delante y apóyate en la gente que te quiere, no dejes que nadie te haga daño, no dejes que nada se interponga en tu camino. Ve muy, muy alto, salta y llega hasta el cielo. Lo que te hace sentir una persona que te quiere es increible; pero ver como sonríe, como es feliz, al demostrarle que tú también, es precioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario